‘Unos 490.000 refrigerios escolares no se podrán entregar’: Asoproval

La denuncia fue hecha por la Asociación Colombiana de Empresas Proveedoras de Alimentos, Asoproval y la Confederación de Asociaciones de Padres de Familia.

En un comunicado, la Asociación Colombiana de Empresas Proveedoras de Alimentos, Asoproval y la Confederación de Asociaciones de Padres de Familia sostuvieron que en abril, Bogotá podía sufrir desabastecimiento de alimentos escolares.

Según las entidades, la adjudicación de la licitación, que realizó la Secretaría de Educación Distrital y Colombia Compra Eficiente para los refrigerios escolares en Bogotá, fue improvisada.

Asoproval y las Asociaciones de Padres de Familia argumentaron su denuncia afirmando que en el proceso no se logró adquirir la totalidad de los productos que componen los refrigerios, “según los resultados de la licitación, quedó desabastecido en un 83%, lo que quiere decir que no habría fruta para 612 mil niños de instituciones públicas en Bogotá”, añadió el comunicado.

Asimismo indicaron que “no se logró adquirir ni una sola galleta wafer, ni la mezcla de frutos secos, ni los helados de crema y leche para la totalidad de lo refrigerios”.

También denuncian la sensibilidad de algunos alimentos al desabastecimiento, en especifico la galleta con chip, que está en un 67 % sin proveedor; el maní con sal con un 50%; la cocada de leche con un 50%; el bocadillo de guayaba con un 13 %; la gelatina de pata con un 70% y el queso con un porcentaje de 27 % de quedarse sin proveedor.

Sumado a esto, según el comunicado, en la adjudicación de los refrigerios escolares se evidenciaron cientos de observaciones realizadas en todo el proceso respecto de que los bienes objeto de este proceso no son de características técnicas uniformes.

Asimismo, la denuncia incluye el hecho de que se adjudicaron tan solo 10 grupos distribuidores de los 30 necesarios, lo que implica que 508.000 niños podrían no recibir refrigerio cuando los contratos actuales terminen su vigencia.

CAROLINA TAMAYO HERNÁNDEZ 

Tomado de CMI

http://www.cmi.com.co/bogota/denuncian-irregularidades-en-licitacion-de-refrigerios-escolares-en-bogota/414286/


Nuevo modelo de contratación de alimentos en colegios de Bogotá

Con este sistema, la Secretaría de Educación Distrital busca garantizar la calidad del servicio para los niños. Sin embargo, algunos proveedores de alimentos alertan sobre la medida.

El tema de la alimentación escolar ha sido uno de los más controvertidos y debatidos en el país. Las voces críticas con el actual modelo de contratación alegan desde hace años que se necesita reformular esta política y sus lineamientos. De esta corriente es la administración del alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, que adoptó un nuevo modelo licitatorio para adquirir y distribuir los refrigerios para alrededor de 690.000 alumnos de colegios públicos en la capital. El objetivo de esta medida, según explicó María Victoria Angulo, secretaría de Educación Distrital, es fomentar la transparencia en el modelo de contratación y fortalecimiento de la calidad en el Programa de Alimentación Escolar (PAE).

Lo que plantea la administración de Peñalosa, liderado por la Secretaría de Educación Distrital (SED), es garantizar la operación del PAE, teniendo como prioridad la calidad de la alimentación de los niños. Para esta contratación, la entidad asignó más de 446.000 millones de pesos por 16 meses.

“Yo creo que es una muy buena noticia para la ciudad. El alcalde confió en que los procesos plurales son los mejores para asignar los recursos públicos. Por primera vez en Colombia se hizo un proceso de licitación con bandas de precios que regulan el presupuesto en rangos de alimentos como lo contempla Colombia Compra Eficiente”, contó Angulo.

Por medio del Decreto Ley 4170 de noviembre de 2011, el  gobierno del presidente Santos creó la Agencia Nacional de Contratación Pública – Colombia Compra Eficiente – para monitorear y evaluar el desempeño del sistema de compras públicas y generar mayor transparencia en estos procesos. Una medida que hasta el momento, y a pesar de haber sido aprobada hace casi seis años, no ha afectado especialmente al buen funcionamiento del PAE.

Previamente, el modelo de contratación de la SED se basaba en un esquema de licitación a subasta inversa, defendido por el entonces alcalde Gustavo Petro, a la que se le abrió varias investigaciones por parte de diferentes entes de control como la Contraloría y la Procuraduría. Desde el año 2003, las empresas contratadas se encargaban de toda la cadena, es decir, de la consecución o producción de los alimentos, del empaque o ensamble y de la distribución en los colegios.

En el nuevo modelo de contratación, Colombia Compra Eficiente adjudicó la compra de 74 tipos de alimentos. Estos serán suministrados por 44 proveedores adjudicados, de los cuales 14 son nuevos en el proceso, y 22, que eran proveedores a través de intermediarios, lo harán ahora directamente con la SED.

Los refrigerios deben ajustarse a la tabla de composición de alimentos diseñada por el Icbf y cumplir con un número de calorías determinadas, entre otras especificaciones. Los menús deben estar diseñados para diferentes grupos de edad y cada alimento debe tener una cantidad específica de componentes que juntos sumen el número exigido de nutrientes y calorías. La secretaria de Educación explicó que los 74 alimentos nuevos permiten diversas combinaciones de cuatro alimentos que garantizan la carga calórica de 22 kilocalorías por niño cada día en el refrigerio escolar. “Estamos haciendo un gran esfuerzo por ir variando los alimentos y así favorecer el consumo de productos saludables. Se trata de un trabajo conjunto entre las familias y el distrito para mejorar los hábitos de los niños”, dijo la funcionaria.

Respecto al Instrumento de agregación de demanda para el almacenamiento, ensamble y distribución de los refrigerios, se adjudicaron otros cinco proveedores, dos de ellos nuevos en la prestación de este servicio.

Para garantizar que los alimentos lleguen a su destino, un agente externo realizará interventorías de seguimiento y control permanente del proceso, desde la fase de producción hasta la de distribución en cada uno de los colegios. Este tercero se encargará también de la vigilancia sanitaria para garantizar que las condiciones exigidas en términos de calidad, inocuidad y aporte nutricional de las raciones se cumplan. “Este nuevo proceso pone sobre la mesa a todos los actores involucrados ahora que se está discutiendo en el Congreso la nueva Ley de Alimentación”, contó Angulo.

La interventoría, que seguirá este proceso de manera permanente desde las plantas de proveedores hasta la distribución en cada uno de los colegios, será adjudicada mediante un proceso de concurso de méritos que actualmente se encuentra en curso.

La polémica

Sin embargo, en un comunicado, la Asociación Colombiana de Empresas Proveedoras de Alimentos (Asoproval) advirtió que “los 736.427 refrigerios escolares que se entregarán en 1.903 colegios de la capital podrían, no ofrecer el aporte nutricional que necesitan los menores”. La presidenta de Asoproval, Mónica Barrera, advirtió en entrevista con Semana Educación que “la mayor preocupación es la parte nutricional de dichos refrigerios y la responsabilidad sobre quién responde si algún problema se llegara a presentar”.

Asoproval indicó que, por un lado, el 58 % de los alimentos que componen el nuevo menú diseñado por la SED no se encuentran en la tabla de composición de alimentos del Icbf. Por otra parte, al 87 % de los alimentos de los menús no son adecuados en el apartado nutricional y se encuentran por debajo de lo recomendado. Es decir, si se ensamblan los alimentos recomendados en los menús de la Secretaría no se alcanzan los aportes nutricionales ideales para los niños.

 

Tomado de Semana

http://www.semana.com/educacion/articulo/programa-de-alimentacion-escolar-en-bogota/517989


Una nueva polémica con los refrigerios escolares

Asoproval denunció que no se alcanzará a cubrir la demanda de ciertos productos en los refrigerios escolares.

Anteriomente, la Secretaría de Educación abría una licitación pública o realizaba una subasta entre diferentes empresas de alimentación para otorgarles un contrato que les permitía encargarse de todo el proceso de alimentación que consta de diversas fases. La primera es la compra de los alimentos, la segunda es armar el refrigerio y la tercera es llevarlos a los colegios.

Sin embargo, la Secretaría de Educación explica que el problema de las licitaciones era que éstas generaban procesos de tercerización, es decir, la empresa contrataba a otras compañías para que hiciera las diferentes etapas. La consecuencia era que aumentaban los precios de los refrigerios.

Por esta razón, la Secretaría de Educación junto con la entidad estatal Colombia Compra Eficiente, encargada de los planes de compras públicos en el país, decidió optimizar los procesos de licitación y comprar directamente los alimentos a los proveedores de acuerdo a su especialidad. Así, no habrá una sola empresa dedicada a hacer todo el proceso de los refrigerios, sino que se compraran las materias primas a unas compañías y luego, otras se encargará del proceso de ensamblaje y entrega de los alimentos en los colegios.

Sin embargo, la Asociación Colombiana de Empresas Proveedoras de Alimentos (Asoproval) y la Confederación de Padres de Familia denunciaron que mediante esta nueva forma de contratación no se garantizará ni la nutrición ni la calidad en los refrigerios escolares del Distrito.

De acuerdo a la Secretaría de Educación, los refrigerios deben constar de proteínas, una harina, un lácteo y una fruta.

La Presidenta de Asoproval, Mónica Barreto, afirmó que “por ejemplo, para la entrega de la fruta solo se presentó un proveedor que cubrirá 200.000 refrigerios y en total son 800.000. Así, se dejará de entregar la fruta en 600.000 y no se cumplirán con los estándares alimenticios”.

Según Barreto, el problema con las frutas se presentó también con alimentos como el helado, las galletas wafer y las galletas mini chips. Es decir, se cubrirá una parte, pero se dejará de ofrecer en algunos refrigerios.

Para Barreto, las plantas de ensamblaje que contrató el Distrito no son suficientes y “sólo se podrá cumplir con el 40% del total de la demanda porque no son lo suficientemente grandes”.

La Secretaría de Educación considera que las afirmaciones de la presidenta de Asoproval son especulaciones que no se pueden comprobar, ya que la institución ha garantizado la entrega de los alimentos. De acuerdo con la entidad, el 6 de marzo se establecerán los proveedores de los productos necesarios para los refrigerios y el 7, se firmará el contrato con las empresas que se encargarán del proceso de ensamblaje.

Tomado de Publimetro

https://www.publimetro.co/co/bogota/2017/03/02/segun-asoproval-refrigerios-escolares-no-cubriran-demanda-necesaria.html